JARDÍN MUSICAL

 

La música ejerce un papel fundamental en el proceso de aprendizaje del alumno de Educación Infantil debido a la importancia que representa en su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz. En sus primeros años, los niños son receptores absolutos de todo tipo de estímulos y al sentir la música de una forma tan intensa, ésta puede ejercer una influencia muy poderosa y positiva.

 

Algunos de los beneficios de la música en los niños son:

 

Mejora la capacidad de memoria, de atención y de concentración de los niños.

Estimula su inteligencia al mejorar la habilidad para resolver problemas matemáticos y de razonamiento complejos.

Es una manera de expresarse e incluso con la música la expresión corporal del niño se ve más estimulada.

Introduce a los niños a los sonidos y significados de las palabras, fortalece el aprendizaje y contribuye a mejorar su lenguaje, pues por ejemplo las letras de las canciones, además de favorecer su discriminación auditiva, enriquecen su vocabulario.

Les hace más sociables, ya que la música brinda la oportunidad para que los niños interactúen entre sí y con los adultos.

Desarrolla la creatividad y estimula la imaginación infantil, puesto que la música estimula el área derecha del cerebro, mejorando así la capacidad para realizar cualquier otra actividad artística.

Al combinarse con el baile, estimula los sentidos, el equilibrio, y el desarrollo muscular de los niños, al adaptar su movimiento corporal a los ritmos, contribuyendo también de esta forma a potenciar el control rítmico de su cuerpo y mejorar su coordinación.

Provoca la evocación de recuerdos e imágenes con lo cual se enriquece el intelecto.

Estimula el desarrollo integral del niño, al actuar sobre todas las áreas del desarrollo.

Y finalmente, ayuda a establecer rutinas, sentando así las bases de una futura disciplina creando asociaciones entre la música y determinadas actividades.

 

Los objetivos generales en la asignatura de Jardín Musical son:

 

Despertar el interés y el amor por la música.

Ayudar a los niños y niñas a expresar su musicalidad mediante métodos didácticos y materiales específicos.

Acercamiento a la música mediante conciertos didácticos, vídeos y otras actividades musicales.

Potenciar la formación musical en los primeros años del proceso educativo para favorecer los estímulos.

Desarrollo emocional y social en los niños.

 

Para ello se tendrá en cuenta los siguientes contenidos:

 

Distinción entre melodía y ritmo.

Distinción entre ruido y sonido.

Discriminación, reconocimiento y selección de sonidos del medio.

Localización de la fuente sonora fija, o móvil.

Reconocimiento y memorización de piezas musicales.

Reconocer visual y auditivamente los principales instrumentos musicales.

Exploración del cuerpo como productor de sonidos.

Habilidad motriz para ejecución instrumental individual y grupal.

Coordinación individual y grupalImitación vocal e instrumental.

HORARIO

Lunes de 13:15 a 14:15